#navbar-iframe { height:0px; display:none; visibility:hidden; }

República Dominicana y sus imprescindibles

La República Dominicana es conocida como destino de playa, para unos días de relax y descanso en alguno ...

Carnaval en la República Dominicana

El carnaval o carne de Baal es una fiesta donde se adora a Baal un antiguo dios que en realidad es un demonio de satanás , una ópera bufa que...

Bahía de las Águilas

Bahía de Las Águilas es de una belleza tan impresionante que no parece real...

Parque Nacional Los Haitises

La visita al Parque Nacional Los Haitises es fascinante. Es un tour inolvidable donde...

Republica Dominicana, el Paraíso del Caribe

"De playas tan hermosas que es difícil creer que existan".-UNESCO...

Toño Rosario celebrará sus 30 años en la música en El Anfiteatro de Puerto Plata

Puerto Plata continúa promoviendo el talento musical de la mano del turismo, en esta oportunidad El Anfiteatro de Puerto Plata  se prepara para recibir a Toño Rosario el cual  impregnará a este escenario su estilo “Galáctico” justo como se hace denominar.
El concierto será realizado el próximo 16 de marzo en el marco de su 30 aniversario en la música, en el que  ofrecerá a la audiencia que se dé cita un repertorio completo con canciones como “Kulikitaka”, “Quiero volver a empezar”, “El reloj” “Dale vieja dale”, “Beso a beso” y “Resistiré”.
“El Kukito”, que se ha presentado antes en el anfiteatro puertoplateño, se ha caracterizado por ser estrafalario en su vestuario, por lo que en algunas ocasiones ha sido objeto de críticas por sus atuendos. También se diferencia por tener un comportamiento excéntrico y sus recitales siempre son muy extravagantes. 
Sus inicios en la música fueron en la agrupación “Los Rosarios” junto a sus hermanos Pepe y  Rafa como cantantes de la orquesta, mientras los demás Luis, Tony y Francis como integrantes del grupo.
El 19 de marzo de 1983 murió Pepe Rosario en un confuso incidente en un centro nocturno de la ciudad de La Romana. Toño y Rafa mantuvieron el liderato del grupo. En esos  años alcanzaron gran éxito en su país y en el exterior.
Después de haber alcanzado grandes éxitos en la agrupación y visitar varios países de Latinoamérica y Europa, Toño decidió abandonar a sus hermanos y formó su propia orquesta. Debutó como solista el 14 de abril de 1990 en el Coliseo Roberto Clemente de la ciudad de San Juan (Puerto Rico).
Toño llegó a convertirse en el merenguero más popular y con mayores ventas de discos de ese país. Toño Rosario fue el primer merenguero que llenó la capacidad del Madison Square Garden.

Wilfrido Vargas sigue abrazado al merengue

SANTO DOMINGO. Wilfrido Vargas vive una excelente etapa en su carrera, luego de su retorno a los estudios de grabación para dar vida a “El Cuchicheo”, un merengue con nuevos colores que lo han traído a la escena local. Más allá de remozar su repertorio, los cambios que experimenta su carrera le llegan en medio de homenajes trascendentales como el otorgado por la Academia Latina de la Grabación, que reconoció sus grandes aportes a la música al otorgarle el Premio a la Excelencia Musical el pasado año.
El 2018 también fue el año en el que el popular merenguero entregó al público su libro “Me volviste loco, Wilfrido”. Además, recibió un tributo con motivo de la celebración del 50 aniversario de la legendaria banda Fania All Star, de la que fue su trombonista, y fue declarado embajador cultural del Instituto Latino de la Música. “Son muchas noticias positivas las que han estado sucediendo en este momento”, proclamó el artista al visitar las oficinas de Adriano Miguel Tejada, director de Diario Libre.
Con una trayectoria de éxito, Wilfrido Vargas ha acumulado numerosos reconocimientos. Recordó con agrado los galardones recibidos en Estados Unidos, México y en Puerto Rico.
“Mucha gente no sabe que fui trombonista de la Fania All Star y ha sido un grato honor”, apuntó el reconocido músico.
El homenaje realizado por el Senado de Puerto Rico, lo acogió con mucha gratitud. “Yo tuve el honor, paradójico, de ser trombonista de la Fania All Star, digo paradójico, porque todo el mundo me conoce como trompetista. No puedo estar en la entrega de esta distinción que se nos hace, pero quiero felicitar y saludar a toda la gente que fue mi compañero en el álbum Havana Jam donde tuve la oportunidad de ser el intérprete junto a Héctor Lavoe, del tema “El Barbarazo”. Gracias por tan alta distinción, felicidades a todos mis compañeros”, comentó agradecido el polifacético músico.
Instituto Latino de la Música
Hace pocos días visitaron el país los directivos del Instituto Latino de la Música para anunciar que este año Vargas será declarado Embajador Cultural. La investidura pautada para este mes de febrero será la segunda que hagan en el país, siendo Johnny Ventura el primer reconocido.
“Esta parece ser la época de los reconocimientos y la verdad que me siento muy contento con todo lo que está pasando con mi carrera en este momento. Esa declaratoria la aceptamos con humildad y es un premio a nuestra música bandera, el merengue”, puntualizó.
Musicalmente Wilfrido dará continuidad a la difusión de nuevas propuestas, en la que continuará apostando a la preservación del merengue y a la identidad nacional.
“El merengue necesitaba una motivación y por eso estamos haciendo un trabajo que contribuya a promover el género bandera dominicano”, comentó el artista, sin ofrecer detalles de la novedad que trae.
En la conversación con el director de Diario Libre, expresó que es preciso que los medios audivisuales se abran de nuevo al merengue. “Hace falta que nos difundan más. Por eso es que estamos tratando de traer un merengue actualizado a este tiempo y con un contenido que nos caracteriza”, reflexionó el destacado músico y cantante.
Para este año tiene una apretada agenda de presentaciones que lo llevará a escenarios nacionales e internacionales.
Una celebración
Wilfrido Vargas firmó el pasado año un contrato para el proyecto “Merengue de oro”, una plataforma que celebrará sus 50 años en el merengue.
Colombia. “Merengue de Oro” es la plataforma musical en la que se montará “Los 50 años del Género Merengue en cabeza de Wilfrido Vargas”, un proyecto con el que el exitoso director de orquesta recorrerá el territorio colombiano.
Premium Colombia, empresa que preside el veterano empresario artístico Álvaro Galeano, trabaja desde hace dos años en este ambicioso proyecto que pretende constituirse en el evento merenguero más importante de todos los tiempos.
Canciones nuevas y videoclips sustentarán sus propuestas musicales, en lo que tendrá uno que otros títulos de contenido social.
Desde su debut en la música siempre fue un revolucionario. Una formación músical que comenzó con el jazz, el blues y otras corrientes, sentaron las bases para que su aparición en el merengue lo consolidara en corto tiempo.
De su trayectoria
Fue galardonado por la Academia Latina de la Grabación con un Latin Grammy a la Excelencia Musical en 2018. El pasado año, la ciudad de Orlando declaró el 6 de Septiembre como el “Día de Wilfrido Vargas”. El alcalde Buddy Dyer, aseguró que honran medio siglo de carrera del reconocido músico y director de orquesta de República Dominicana.
Wilfrido se presentará en el «Hay Festival 2019» lugar al que llevará una producción especial y en la que hará un recorrido por los éxitos que han sustentado su carrera.
El artista revela su vida en libro
La Editorial Planeta presentó el primer libro de Wilfrido Vargas titulado “Me volviste loco, Wilfrido”. La publicación se la entregó al director de Diario Libre, Adriano Miguel Tejada. En ella recoge confidencias, intimidades y recuerdos de El rey del merengue. Vargas les entrega a sus seguidores un libro sincero, que nace desde adentro. No cuenta una historia, sino muchas, y desnuda a un exponente musical del continente americano con la mejor de las intenciones: conectar sin tabú con cualquier lector, como quien baila sin preocupaciones y con los ojos cerrados, incluso sabiendo que internamente nos consume el sufrimiento.

Wilfrido: “La ansiedad ha marcado mi vida”

Nadie podría imaginar que detrás de tantos éxitos, merengues, fiestas, conciertos, reconocimientos, multitudinarias presentaciones, a lo largo de de casi 70 años de edad, el músico Wilfrido Vargas lleva medicándose desde los 25 para tratar una ansiedad o trastorno emocional que le ha acompañado desde que recuerda estar en los brazos de su madre.
Su revelación es una sorpresa para todos a los que nos llegó el libro “Me volviste loco Wilfrido”, en donde cuenta, sin temor alguno, el padecimiento que sufre. Y lo revela con la intención de dejar su experiencia para que a otros le pueda servir de ayuda. En visita al Listín Diario, el merenguero, que el año pasado fue reconocido por la Academia Latina de la Grabación con un Latin Grammy a la Excelencia Musical, comienza un relato impresionante recordando que desde niño comenzó a vivir episodios que lo marcarían para toda la vida.
Wilfrido Radhamés Vargas Martínez, su nombre real, al que en el seno de su hogar llamaban “Fifí”, sufre alucinaciones, desde muy pequeño y que son atribuidas a fiebres altas producto de una amigdalitis. Pero, cuenta, que fue operado a sangre fría de las amígdalas y las alucinaciones continuaron. Su vida estuvo marcada por un dolor y una pesadez en el cuerpo que cuando estaba en un escenario el público asumió que sus movimientos siempre fueron parte del espectáculo, pero ahora revela que sentía un peso enorme para mover sus piernas.
Este padecimiento, del que comenzó a tener conciencia desde muy joven, por el cual hoy usa un coctel de pastillas para tratarlo, no le impidió abrazar la música y tener en ella su gran motivación para vivir.
“La profesionalidad en mí ha estado por encima del dolor, del estado de ánimo, de las alucinaciones, por eso nunca nadie supo de esto que estoy revelando hoy”, contó.
Su familia siempre supo de su padecimiento, y aprendió a acompañarlo en los momentos difíciles. Sus músicos y compañeros de trabajo también supieron comprenderlo, pero sobre todo, respetar esos momentos en los que Wilfrido, de repente, podía cambiar de actitud.
Durante la entrevista, su mánager Huáscar Henríquez, quien lleva a su lado más de 20 años, ha aprendido a manejar los episodios y a reconocer cuando puede proceder con el trabajo.
Wilfrido reconoció que el padecimiento afectó sus relaciones amorosas y está actualmente soltero. Con sus hijos -tiene cinco- dice que ha sabido manejar la situación al punto de que ellos también respetan y comprenden su condición.

El adiós a Yóskar Sarante

Yóskar Sarante dejó en la bachata un legado de temas emblemáticos, empezando por su lamento amoroso “Llora alma mía”, que fue el tema (junto a “La noche”) que sacó a flote una carrera sucumbida hasta entonces en trabajos forzados como la construcción y en el frente de varios grupos merengueros. El “pequeño gigante”, que murió anteanoche en la Florida a los 49 años de edad, vivió una niñez/adolescencia de precariedades y de labores forzadas: limpiaba botas, vendía guandules y trabajaba albañilería hasta que se encontró en los años 90 con la contagiosa bachata.
Además de la construcción, la bachata se lo robó al merengue, donde realmente comenzó su entrada a la música popular. Desde niño tuvo inclinación a la música, de manera empírica.
A los doce años, cuando Pedrito Fernández cargaba “La mochila azul”, él era su fiel imitador.
Su afición por la guitarra la heredó de su padre, que falleció cuando aun era niño.  La familia vivía en Villas Agrícolas, barrio capitaleño donde nació el 2 de enero de 1970.
“Mi papá no vio mi éxito pero él tenía esa fe de que iba a representar a Santo Domingo en el mundo entero y a los doce años me dijo: -para mí tú eres un artista ya”, contó en una entrevista en “El Especial con Colombia Alcántara”. Y eso le dio la confianza para emprender su carrera, en la que ganó notoriedad y lo llevó a países europeos como Finlandia.
EL PEQUEÑO GIGANTE DEL MERENGUE PASÓ A LA BACHATA

Yóskar Sarante coqueteó con el merengue en sus años mozos, pero fue la bachata la que le dio sus amores más intensos en la música. A los 15 años se integró a una orquesta merenguera que le llamaban La Proclama, dirigida por Tomás Barreras y en la que también figuraba El Jeffrey.

Luego pasó al frente del grupo de Juancho Viloria, quien antes estaba con Wilfrido Vargas. De ahí pasó con Cheché Abreu y Aramis Camilo. Entre 1994 y 1999 Yóskar se hacía llamar “El Prabú de la bachata” y grabó tres producciones sin mayores resultados.

Fernando Villalona se quitará un peso de encima: se someterá a una bariátrica




Fernando Villalona no le dará larga a su sobrepeso. "El Mayimbe" tomó la decisión de someterse a una cirugía bariátrica, aunque pidió la aprobación de sus seguidores en Instagram.
"Les tengo una gran noticia y a la vez quiero que formen parte de esta importante decisión en mi vida, me voy a someterme al proceso de la cirugía bariátrica, había explicado anteriormente mi situación de obesidad, por lo que les pregunto a ustedes mis queridos seguidores: ¿están de acuerdo si me puedo hacer la bariátrica? Favor dejarme sus comentarios ya sea un positivo o negativo, los leo a todos. También voy a dejar en mi stories una encuesta para que voten", publicó el merenguero en Instagram.
La cirugía bariátrica es el conjunto de procedimientos quirúrgicos usados para tratar la obesidad, con el objetivo de disminuir el peso corporal y como alternativa al tratamiento con otros medios no quirúrgicos.
El mismo público que lo aclama y lo tiene como un "mayimbe" del merengue también lo ataca y le reclama por su imagen y su cuerpo en sobrepeso.
Él lo admite y pide paciencia. "Se me ha hecho difícil en estos tiempos bajar de peso", había comentado Villalona al dar una respuesta pública sobre su padecimiento.
En pocos años Villalona aumentó de 170 a sus 270 libras actuales y al pedir paciencia indica que detrás del artista hay un ser humano con problemas personales. "Ustedes quizás no noten lo que pasa con cada artista detrás del telón, pero uno mismo sufre de estrés , ansiedad, preocupaciones, responsabilidades fuertes, de problemas familiares y otras cosas más y tenemos que ocultarlo cuando entramos al escenario y este es mi caso", expresa.
Según la Organización Mundial de la Salud, en República Dominicana con una población de 10 millones de personas, un 60% es obesa o en sobrepeso.
Durante sus 63 años de vida "El Mayimbe" ha tenido que enfrentar vicios como alcohol y drogas en medio de una carrera musical en la que ha sobresalido y ha contado con el apoyo de sus compatriotas.




El desahogo de Sergio Vargas sobre el merengue


Mostrando un video donde se aprecia la acogida que tiene su música en países como Colombia, Sergio Vargas hizo un fuerte comentario sobre la decadencia del merengue en República Dominicana.
En palabras del polémico artista es “increíble pero cierto, en el único lugar del mundo que el merengue entró en decadencia es precisamente en la tierra que lo vio nacer, me consuela saber que no solo esta el merengue , la decadencia nos está dejando sin herencia cultural... Que pena me da”.
El comentario de Sergio subido el domingo a su cuenta de Instagram encontró diversas reacciones, la mayoría apoyando las declaraciones del nativo de Villa Altagracia.
Recientemente el cantante aseguró en la ciudad de Nueva York que el merengue “requiere de la mano urgente del Estado”.
“Esperamos que nuestro ritmo no colapse, ni sea conspirado, ni contaminado y que viva la unidad entre medios de comunicación y los artistas para que saquemos los reales beneficios de estos grandes encuentros”, sostuvo en ese momento.

El merengue cierra 2018 con notas en azul con los nuevos exponentes

El merengue cierra el años con notas en azul. Si bien un número considerable de emisoras ya no difunde el género, mientras otras han migrado a la música urbana, la “bandera musical” de la República Dominicana ganó nuevos exponentes.
Las plataformas digitales han desempeñado un rol estelar para noveles. Ya una emisora no es tan vital para sus propósitos, porque, por ejemplo, el mercado meta de los Millennials se mueve en las redes sociales, siendo estas, por ende, su mayor apuesta para la promoción de su carrera.
Las caras
Los jóvenes que han abrazado al merengue, en sus propuestas, han aportado frescura y color para establecer un vínculo con una generación que luce a los pies del sonido urbano.
Ha sido saludable ver como el joven cantante y compositor León Yamil, quien cursa estudios en Berklee College of Music aporta sus conocimientos al merengue y logra una importante colaboración junto a una figura de la dimensión de Johnny Ventura para la interpretación de “Mi estrella”, composición del joven músico y voz líder de la banda Be Crazy.
El relevo que siempre se ha reclamado en el merengue, parece que ya llegó. Nuevos exponentes han hecho fusiones con el género con el propósito de conectar con su generación, mientras que artistas de larga trayectoria se han cobijado junto a exponentes que ya han trillado un camino en el sonido urbano.
Una cara cuya trayectoria no es desconocida en el merengue es la del cantautor Manny Cruz. Como baladista va marcando su territorio, sin embargo apela al género al unirse a los que siguen creyendo en éste. “Sabes enamorarme” y la colaboración junto a León Yamil de Be Crazy con el merengue “Marido y mujer” hablan de hacia dónde van sus pasos.
En medio de todo el aboroto musical que copa los medios, Vicente García, ganador de tres Latin Grammy con su música pop, grabó con Juan Luis Guerra “Loma de cayenas”, título que escribió y que forma parte de su nuevo disco.
Janio Lora grabó un nuevo álbum en el que incluye una colaboración, con el popular intérprete urbano Vakeró, titulada “Chúbale”.
De todos los nuevos, la mayor propuesta la desarrolla el cantautor Gabriel. Se ha movido por varios géneros, pero el tributo a grandes protagonistas de la música vernácula marcará un antes y un después.
Su disco “Morísoñando”, que tiene entre sus invitados a Johnny Ventura, Wilfrido Vargas, Eddy Herrera, Jossie Esteban, Alex Bueno, Los Hermanos Rosario y a Fernando Villalona, entre otros, es si se quiere un tributo a la época denominada como “los años dorados del merengue”.
Las estrategias que desarrollan para posicionar sus propuestas en mercados internacionales, sin duda comenzarán a arrojar sus resultados el próximo año.