Wilfrido y Villalona desafían lluvias en Puerto Plata

Nunca paró de llover. Tampoco el merengue dejó de sonar. Agua, música y público se acotejaron como pudieron, la madrugada del domingo, en el área de la piscina del hotel Puerto Plata Vilage, en Playa Dorada. Fueron cuatro horas de música con dos protagonistas merengueros de lujo: Wilfrido Vargas y Fernando Villalona. A ellos se añadió la novel Steffany Constanza. Ellos formaron parte de la nueva parada del “MegaMerengue World Tour”, que desarrolla el Ministerio de Turismo a través de hoteles, resort y playas dominicanas, con el auspicio de Telesiste ma. Cobijado en un área VIP, estaba el capitán del hotel Puerto Plata Village, Chi Selman, anfitrión desde 1989 de este complejo caracterizado por una arquitectura de estilo colonial y victoriano. También figuraba en la zona el alcalde puertoplateño, Walter Musa. En otra área, otros locales reconocidos. Y con ellos muchos más, entre turistas dominicanos y extranjeros que fueron testigos de la gran fiesta. Steffany Constanza fue la primera en subir. Poco a poco el escenario lo va dominando. Demasiado atrevimiento para tan poca edad (16 años). Ella hace un show corto con temas conocidos: “Yo no soy una loba”, “Cosa de él”, “Solo contigo”, “Te lo regalo” conforman su repertorio. Los aplausos dan la aprobación de que hay futuro en ella. Luego subió a tarima Fernando Villalona. ¿Quién lo diría? El Mayimbe ya permite abrir cualquier evento. Atrás quedaron esos tiempos en los que exigía cerrar como la gran estrella del show. Ahora sigue siendo una estrella, pero la madurez es otra. Desde que entona “Dominicano hay” provoca con una magia inexplicable con el público que lo ha seguido desde aquel 1971 en que inscribió en el corazón colectivo su primera canción: “Me parece que voy a ponerme a llorar”. Ese tema, la madrugada del domingo, volvió a ser disfrutado por los presentes en el hotel, con una nueva versión en bolero que le queda de lujo a su protagonista. En su show también incluyó los infaltables “Baila en la calle”, “Confundido”, “Cumbia dominicana”, “Te siento” y “Félix Cumbé”. Su carisma en el escenario (es “un niño mimado del país”) lo hacen imprescin dible en una gira como la que ideó el empresario Luis Medrano. Lo de Wilfrido es una maquinaria sobre el escenario. Su orquesta es casi una “big band”. Tema tras tema se siente su fortaleza rítmica, la pasión que impregna y el contagio que provoca. “¿Mami, qué será lo que quiere el negro?”, “La medicina”, “Volveré”, “Jardín de rosas”... Con cada uno este nativo de Altamira se agiganta. Enhorabuena para una ciudad tan acogedora y que espera por menos días grises en su turismo y resplandezca de nuevo ese sol que una vez brilló en el mundo como la más hermosa y candente “novia del Atlántico”. PUNTOS CLAVES El evento de por sí tenía una significación especial, pues no hay que olvidar el dato histórico que fue Wilfrido el que auspició la orquesta de Los Hijos del Rey, de donde surgió como merenguero Fernando Villalona, en el 1977, y que su primera grabación se hizo con una pista de la orquesta Los Beduinos. Se pudiera decir que musicalmente, se juntaron el padre y el hijo. Uno de los tantos que en su trayectoria surgió de la plataforma de Wilfrido, responsable también de otras figuras del merengue, como es el caso de Rubby Pérez, Eddy Herrera, Josie Esteban, Víctor Waill, Vicente Pacheco, Sandy Reyes, Miguelito, y muchas otras figuras del género. (Apuntes del veterano periodista Joseph Cáceres, presente en la actividad).

Prodigio: “Fue una reconciliación sincera, no va a pasar de ahí”

Con la voz pausada que lo caracteriza, Krency García (El Prodigio) explicó que la situación “del cruce de palabras” con sus músicos se desencadenó luego de que varios fanáticos subieran a la tarima del centro nocturno, quienes hicieron comentarios que fueron respondidos por algunos de sus músicos y que su intervención atizó el incidente, especialmente con Bebé Tambora. “Fue producto del cansancio. Luego nos reunimos y nos disculpamos mutuamente. Se me fue de las manos y no supe manejarme en ese momento”, expresó. Las aguas volvieron a su cauce. Lo que aconteció la madrugada del lunes durante la fiesta en Pasión Night Club, terminó con abrazos en la noche del miércoles en la discoteca Level Club. El “cruce de palabras”, como lo definió el acordeonista, es ya un caso cerrado. Preguntado sobre la sinceridad de las disculpas públicas del miércoles, El Prodigio afirmó que han sido sinceras. “Eso no va a pasar de ahí. Siempre hemos tenido buen trato y comunicación entre nosotros”. El Amarillo comentó que se aclararon detalles, como los comentarios que circularon de parte de los músicos y que ellos negaron haber realizado. “Nos va a servir para crecer como equipo. No va quedar rencor”, dijo. Nuevo tema y gira Dilemas aparte, la agrupación típica que dirige está en fase de preparación de un tema musical, llamado “Vagando”, un sencillo con toques contemporáneos. El Prodigio expresó que la composición es parte de la nueva producción que saldrá al mercado en los próximos meses. “El tema es de la autoría de Juan Robles ‘el Viejo Puro’, papá de Bebé Tambora, con quien tengo una relación de padre e hijo”, detalló. El 20 de octubre, García parte con sus músicos de gira por Miami y Nueva York durante un mes. Respeta decisión Al ser cuestionado sobre la ausencia del merengue típico en el Festival Presidente de Música, el artista argumentó que respeta la decisión del Festival de no tomarlos en cuenta, pero entiende que la mayoría de agrupaciones en el género típico hacen un trabajo de calidad, con méritos para llegar a ese escenario. Agregó que puede hacerse una producción de calidad en ese escenario, de la mano de un buen productor. “Nosotros estamos trabajando para proyectar nuestra música típica, haciendo un trabajo de calidad. Alguna vez será, cuando ellos lo consideren”, concluyó.

Freddy Gerardo regresa con el merengue

SD. El merenguero Freddy Gerardo reasume de manera más intensa su carrera artística, según una nota de prensa. El también abogado hizo un llamado a los colegas merengueros a que se activen, ya que entiende que el esfuerzo de rescatar la base fundamental de nuestra cultura musical, el merengue, no debe ser tarea de unos pocos artistas, sino de todos. Gerardo está entre los pocos merengueros que disponen de otro quehacer laboral para obtener el sustento de su familia: las leyes.

El Cata: “en el Miss RD Universo se olvidaron de mi”

El artista urbano Edward Bello Pou, conocido en el mundo del entretenimiento como El Cata, calificó como un irrespeto y una mala coordinación el desplante del que fue víctima durante el desarrollo del certamen Miss República Dominicana 2014, certamenten en el que estaba pautado salir al escenario y no pudo hacerlo. El intérprete de “Loca con su tigre”, quien estaba anunciado para cerrar el evento celebrado el pasado domingo en el Teatro Nacional Eduardo Brito, dijo en entrevista a la revista Bureo.com que nada salió como habían ensayado y que nunca fueron por él al camerino. “En los ensayos el propósito era cuando me anunciaran para la presentación yo estar en medio de las cuatro bailarinas. Yo estaba esperando backtage, pero nadie fue por mí... se olvidaron de mi”, explicó el cantante aduciendo que quedó sorprendido ante tal situación. En ese sentido, el compositor y productor oriundo de Barahona, indicó que no ha recibido ni siquiera una excusa por parte de la producción del evento, que según se supo estaba a cargo de la propia Magalys Febles bajo la coordinación de Starling Victoria, quien además fungía como coreógrafo del espectáculo. El Cata, quien ha hecho colaboraciones con artistas internacionales como Sahkira, Pitbull y Gente de Zona, dijo no estar buscando el motivo del por qué nadie fue a buscarlo al camerino. “Ahí se le fue de la mano al coordinador y la producción… es cuestión de disciplina, es una vaina terrible que no salgan las cosas bien”, dijo. El concurso de belleza Miss República Dominicana Universo 2014, donde fue coronada la representante de Higüey Kimberly Castillo, se llevó a cabo el pasado domingo en la Sala Carlos Piantini del Teatro Nacional Eduardo Brito. Magalys Febles, de nacionalidad puertorriqueña, es quien tiene la franquicia para la República Dominicana del evento que se celebra anualmente en el país.

Miles disfrutaron del concierto “El valor de nosotros”

SANTO DOMINGO. Una entusiasta multitud se dio cita el viernes a la Fortaleza Ozama, en el centro histórico de Santo Domingo, donde se deleitó con la exquisita calidad musical de un grupo de renombrados artistas en el espectáculo “El Valor de Nosotros”, organizado por el Ministerio de Cultura para celebrar el segundo año de gestión del presidente Danilo Medina. Entre las atracciones estuvieron la Orquesta Sinfónica Nacional, dirigida por el maestro José Antonio Molina, y el saxofonista cubano Paquito D’Rivera, quienes ofrecieron un concierto basado en composiciones populares dominicanas para orquestas sinfónicas. El segmento fue presentado por el director general del Teatro Nacional, Niní Cáffaro, quien valoró el significado de la presencia de la principal agrupación musical nacional y el jazzista D’Rivera, uno de los de más renombrados músicos latinoamericanos en el mundo. A la presentación de la Orquesta Sinfónica Nacional y D’Rivera le siguió la actuación de Sergio Vargas, quien narró la historia del merengue en un segmento musical en el que recreó la trayectoria de este ritmo desde su origen hasta la época actual. Tras la actuación de Vargas, subieron a escena Los Hermanos Rosario, quienes con su contagioso ritmo y vibrante histrionismo pusieron a bailar a los presentes. El cierre de la jornada musical concluyó con la presentación de La Gallera, una divertida propuesta musical dirigida por el maestro Jochi Sánchez, y que tiene como protagonistas a Johnny Ventura y Maridalia Hernández. “La Gallera” contiene un selecto repertorio musical que valora el merengue, destacando su origen. El público también disfrutó con el repertorio de canciones interpretadas por los integrantes del Coro Caribe, del Ministerio de Cultura.

Merengue poderoso

El merengue es un ritmo poderoso, a pesar de la falta de difusión en los últimos tiempos. Lo demuestra la convocatoria de multitudes que realiza en estos días el “Megamerengue tour”. El fin de semana no fue la excepción. A pesar de las lluvias que cayeron en la zona Este, Sergio Vargas, Johnny Ventura, Steffany Constanza y Rubby Pérez llenaron hoteles de Boca Chica y Las Terrenas (Samaná), donde las madrugadas del sábado y del domingo ellos protagonizaron dos grandes fiestas. “El merengue demostró que es el Merengue, que República Dominicana es una república merenguera, que es el país más alegre del planeta”, destacó el productor Luis Medrano al celebrar el éxito de la jornada musical. Turistas jóvenes y adultos dieron un respaldo masivo al evento en Be Live hotel Hamaca, de Boca Chica, y en Balcones del Atlántico, en Las Terrenas. El “Megamerengue World Tour” es un proyecto del Ministerio de Turismo, una idea de su incumbente Francisco Javier García y que cuenta con el apoyo del grupo de comunicaciones Corripio y su canal Telesistema 11. Esta plataforma de conciertos permite ver a populares merengueros en un mismo escenario. En Las Terrenas, muchos turistas no se resistieron al escuchar los primeros acordes y fueron contagiados con los diferentes colores musicales que plasmaron Johnny Ventura y Rubby Pérez. “La idea del ministro de turismo, Francisco Javier García, es que el merengue es una poderosa marca país, que nos identidad por todo el mundo, que esta es la república de la sonrisa, de la alegría, de la amabilidad y, sobre todo, un país que contagia con su música envolvente. El Ministro se ha sentido altamente satisfecho al ver los resultados de su idea de apoyar la música nacional y los hoteles en los distintos polos y destinos turísticos”, explicó Medrano. En Las Terrenas, la lluvia que duró más de dos horas sin cesar, no paró la fiesta. Aunque casi lo logra cuando recién comenzando su propuesta, Rubby se vio obligado a suspender “Perro ajeno” y regresar cuando el agua bajó su intensidad en la zona. En los Balcones del Atlántico nadie se movió y la mayoría de los presentes aguantó hasta las 4:00 de la madrugada cuando terminó la fiesta con Ventura en la pista. “El Caballo” demostró con sus años de éxitos y su carisma hechicero que está en un momento estelar de su carrera. Había que estar presente para palpar el fervor con el que la gente lo recibió en Las Terrenas y cómo Ventura se integró incluso bajando de la tarima con sus músicos a tocar en plena pista, mientras las mujeres se disputaban bailar con él. (+) SUS ORÍGENES EN LA MÚSICA Sergio Vargas impactó y alegró a los turistas con su actuación en el escenario de la discoteca del hotel Hamaca de Boca Chica. Con su característica manera de interactuar y cantar, “El Negrito de Villa” va recorriendo su carrera desde los años 80 hasta la época. Su pregunta clásica de qué quieren si una vieja o una nueva, la acompaña de inmediato de un acorde y viene la selección, que incluye lo mejor desde aquellos inolvidables “La quiero a morir” y “Si algún día la ves”. Rubby Pérez estrenó su tema “¿De qué te ríes?” y cantó “Tú vas a volar”, “Hipocresía”, “Tonto corazón”, “Perro ajeno”, “Volveré” y “Dame veneno”, “Cuando estés con él”, “El africano”, “La batidora” y otros temas. A “La voz más alta del merengue” se le veía empapada de agua y sudor, pero feliz de este encuentro en Las Terrenas. Steffany Constanza logró su segunda semana de tarima y poco a poco los aplausos le van indicando que va bien como nuevo talento del merengue. Por su voz y su desenvolvimiento recibió el aplauso de los presentes en Balcones del Atlántico.

Merengues sinfónicos

La noche del merengue sinfónico que protagonizaron José Antonio Molina, la Orquesta Sinfónica Nacional y Paquito D’Rivera, con obras del propio director, de su padre Papa Molina y de Bienvenido Bustamante, fueron un excelente marco para celebrar los 41 años del Teatro Nacional Eduardo Brito y los 60 en el arte de Paquito D’Rivera (ya que no puede celebrarlo en su Patria), porque aquí fue su primera presentación internacional, con apenas 6 años, con la orquesta del propio Papa Molina. Las “Tres imágenes folklóricas”, de Papa Molina se adentró en Los Congos de Villa Mella silueteando la procesión que anualmente se realiza en esa localidad. El segundo movimiento, La Muerte de Mandé, recordó el balsié y los bailes que le acompañan. Monte Adentro, el tercer movimiento, comenzó con la cuerdas exponiendo el tema y abriéndose hacia un grandioso, como la cúpula de una catedral, con el merengue como trasfondo esencial. Parece unir en el tiempo sonoridades de los años 50 -aires de jazz band en las maderas- con pasajes un poco más complejos sobre todo en las cuerdas, de acento más contemporáneo. José Antonio Molina dirigió su propia obra “Merengue-Fantasía”, escrita a los 25 años, y que mostró una fértil madurez, a partir de un leit motiv que va y regresa por la obra, y donde el ímpetu vanguardista, se va por caminos rurales con Los algodones, permite desestructurar lo que discurre y recomponer el motivo central, -lo rítmico es medular en la composición-hasta regalar en más de una ocasión una explosividad que pone en acción toda la orquesta y regala momentos de mucha belleza melódica y de profundo lirismo. El plato fuerte fue el “Concierto para Saxofón Alto y Orquesta”, de Bienvenido Bustamante. Paquito D’Rivera conoce muy bien la composición realizada para Tavito Vásquez, porque incluso la grabó, dirigido por el propio Molina. Tras el planteamiento por toda la orquesta que va disminuyendo su grosor, entra el saxo en el minuto y 46 segundos, para regalar un motivo que habrá de retomar hasta el final del primer movimiento. El segundo es lento, lo abre el saxo y lo entrega a las cuerdas a las maderas y toda la orquesta que va como despertando, del andante al allegro. El tercer movimiento, moderato, abre con la güira, luego entra la tambora, libre, hasta entregar el tema para que el saxo alto narre el motivo presentado por los instrumentos de viento. Ninguna orquesta del mundo interpreta este tema como la nuestra. Paquito le imprime su virtuosismo, pero con sentido de pertenencia. En el encore, Paquito improvisó con temas de Gillespie, y al final con toda la orquesta el Oblivion, de Astor Piazzolla. La OSN limpísima y efectiva. Felicidades.

 
Design by Free WordPress Themes | Bloggerized by Lasantha - Premium Blogger Themes | Facebook Themes