#navbar-iframe { height:0px; display:none; visibility:hidden; }

Fernando Villalona

Ramón Fernando Villalona Évora (nacido el 7 de mayo de 1955 en Montecristi) es un cantante dominicano. Originalmente baladista, Fernando ha incursionado exitosamente en géneros como merengue, bolero, bachata y últimamente música cristiana. Conocido como "El Niño Mimado"o "Fernandito", o más notablemente como "El Mayimbe", es uno de los cantantes más consagrados en la República Dominicana. Ha grabado más de 20 álbumes, casi todos éxitos rotundos, sobre todo entre las décadas 70 y 80. Fernando nació en Montecristi, pero se crio y vivió sus primeros años de juventud en el municipio de Loma de Cabrera de la provincia de Dajabón, en donde cursó sus primeros estudios e inició sus actividades artísticas. Empezó a destacarse en veladas infantiles, hasta que, a los 16 años, fue representante de su ciudad natal en el Festival de la Voz Dominicana en el 1971 con la canción "Lágrimas Para un Recuerdo", obteniendo el quinto lugar. Villalona pertenece a la época denominada "Los Años Dorados del Merengue".

Los Hijos del Rey (década 1970)Villalona fue descubierto por el compositor dominicano Rafael Solano con quien grabó varios temas, pero volvió a Loma de Cabrera por razones personales. Un nuevo proyecto había surgido a mediados de los años 70, la orquesta Los Hijos Del Rey creada por el ícono del merengue Wilfrido Vargas, donde Villalona se reincorpora a la música, debutando junto a Fania All Stars. Aunque se inició como baladista, Villalona desarrollaría su carrera al amparo del merengue, el ritmo folclórico por excelencia de los dominicanos. Villalona hizo su debut profesional en al orquesta junto a futuras luminarias como Sergio Vargas, Bonny Cepeda, Tito Kenton, Raulín Rosendo, su hermano menor Angelito Villalona, entre otros. Dentro de la orquesta, Villaona popularizó varios temas como son: "A Tatico Henríquez", "Así es la Vida", "La Tuerca", "La Ambulancia", "El Teorema de Pitágoras", "Chiquitita", ente otros. Sin embargo su carisma y su rápida conexión con el público lo hizo más grande que el propio grupo, dando como resultado su separación del mismo a finales de 1970. En 1981, Fernando inició una prominente carrera como solista superando sus éxitos anteriores y ganandose el mote de "El Niño Mimado". Siguió cosechando popularidad a través de la década de 1980, haciendo presentaciones multitudinarias y convirtiéndose en la sensación juvenil del momento.

Para finales de los 80 y principio de los 90, Fernando tuvo una carrera no menos exitosa, pero se vio empañada por un período de drogas y aislamiento, manteniéndolo en un letargo musical, aunque sus canciones seguían número uno en República Dominicana y parte de Latinoamérica. Tras su recuperación nunca dejó de cantar, y algunas de sus mejores canciones nacieron durante ese período. En los últimos años, Villalona le dio a su carrera una perspectiva más espiritual convirtiéndose al cristianismo y lanzando un disco cristiano.