#navbar-iframe { height:0px; display:none; visibility:hidden; }

Hasta siempre “viejo amigo”


Los restos del fallecido cantautor dominicano Anthony Ríos son velados desde esta mañana en la funeraria Blandino de la avenida Abraham Lincoln, desde donde serán trasladados a su natal Hato Mayor del Rey mañana miércoles.
Ríos murió cerca del mediodía de este lunes en el Centro Cardio-Neuro Oftalmológico y Trasplante (Cecanot), a los 68 años de edad.
A partir de las 3:00 de la tarde de mañana será expuesto en la funeraria San Antonio de Hato Mayor, para que el pueblo despida a uno de sus más importantes embajadores.
Ríos será sepultado en el camposanto donde descasan los restos de sus progenitores.
El 25 de febrero la leyenda de la canción dominicana ingresó al Centro de Otorrinolaringología, de Santo Domingo, al regresar al país luego de sufrir una descompresión en Atlanta, Georgia, donde cumplía compromisos artísticos.
El pasado sábado la condición del artista se agravó y fue trasladado por sus familiares a Cecanot, donde expiró dos días después por problemas cardiovasculares.
Sus inicios
Froilán Antonio Jiménez, mejor conocido como Anthony Ríos, nació en Las Cañitas de Sabana de la Mar, provincia Hato Mayor, el 17 de julio de 1950.
Desde jovencito se inclinó por la locución, profesión con la que pretendía hacer carrera, pero el destino le tenía deparado otro oficio.
El pequeño Floilán recibió las primeras instrucciones escolares de parte de su madre, maestra, y la música de un padre bohemio.
En ese ambiente se forjó un joven amante de la lectura y un músico que tocaba la guitarra y cantaba en noches de bohemia en su Hato Mayor del Rey.
Al morir su madre se trasladó a Santo Domingo, donde conoció al locutor Joaquín Jiménez Maxwell. Este le presentó a Johnny Ventura quien a la sazón buscaba una voz para sustituir a Fausto Rey, que se había marchado del Combo Show. Corrían los primeros años de la década del 70.
Tras conversar con Ventura, El Kínder, como se le conocía entonces en su pueblo natal, ingresó a la popular agrupación merenguera.
Con El sentimental, su primer tema para El Combo Show, Anthony se convirtió en uno de los cantantes más populares de la República Dominicana.
Su éxito llamó la atención del empresario cubano Mateo San Martín, presidente de la disquera Kubaney, quien lo firmó como artista exclusivo por 10 años, tiempo durante el cual grabó igual cantidad de larga duración (Lp).
Finalizando el 1976 el intérprete de Fatalidad abandonó El Combo Show junto a Luisito Martí para formar la agrupación El Sonido Original, con la que lograron cierta popular por temas como Gato entre macuto, Jaleo de acordeón y El mudo, grabados para el sello Alga Records.
Junto a Martí, Anthony incursionó en la televisión donde alcanzó igual éxito y popularidad que en la música. De la mano de Yaqui Núñez del Risco ingresó como presentador al programa El Show del Mediodía, luego con Luisito realizó “El show de Luisito y Anthony”.
En 1993 salió al mercado su álbum 19, titulado “Boleros como ayer”, para el sello Juan & Nelson Records. Tres años más tarde grabó con Kubaney su disco número 20, titulado “En bachatas”.
Un año después, en 1994, forma parte del programa de humor “Cuentos y cantos”, con Jochy Santos, Felipe Polanco “Boruga” y Frank Muñoz.
En 1997 debutó en el cine junto a Luisito Martí en la película dominicana “Nueba Yol 3: Bajo la nueva ley”.
Anthony Ríos se convirtió en uno de los cantautores dominicanos más populares, y hasta su muerte se mantuvo en los escenarios con una vigencia como ningún otro de su generación.
Dueño de uno de los repertorios más ricos de la música romántica, sus composiciones se quedan para siempre en voces de Sophy, Lisette Álvarez, Yolandita Monge, Fernando Allende y Pastor López, Alex Matos, Johnny Ventura, entre otros.
Entre sus éxitos se cuentan Viejo Amigo, Morir de amor, Hombre libre, No te resisto, Fatalidad, Pudiera ser, Hoy daría yo la vida, Si usted supiera señora, Imaginación, Estás donde no estás, Si un día te sientes sola, Canción del adiós, Ella es tú fuiste, La mancha, La Z, Como clavada en mi vida, Amada amante, Señora tristeza, Elige, Confundido y Lo que te espera, entre muchos otros.
UN APUNTE
Polifacético
Cantante, compositor, actor, locutor, piloto, bohemio empedernido y padre de 26 hijos procreados con 24 mujeres, Ríos se autodefinía como buen administrador de sus bienes. En una ocasión reveló tener tierras en Blanco, de Bonao; en Villa Altagracia, Las Terrenas y en Sabana de la Mar, más tres casas en la capital.