#navbar-iframe { height:0px; display:none; visibility:hidden; }

El sonido internacional de la música dominicana

Con su música, numerosos artistas dominicanos se han convertido en profetas en su tierra y embajadores de su patria
En la República Dominicana, tierra del merengue y la bachata, hay artistas que han logrado combinar dos rasgos esenciales que definen a los grandes ídolos: ser profetas en su tierra y ganar el reconocimiento internacional; convirtiéndose en embajadores de su patria y del arte que en ella nace.
Entre los artistas dominicanos más aplaudidos y admirados en las aguas extranjeras, varios han creado su propio imperio en base a un lenguaje musical universal, consolidando algunos géneros como marca país.
Es el caso del multipremiado cantautor Juan Luis Guerra, reconocido como el más importante exponente de la música de la República Dominicana en la actualidad. El prestigio ganado por Guerra no solo emana del cariño y apoyo del público, sino de la industria discográfica y sus principales estrellas, quienes en cada entrevista dejan plasmado su deseo de grabar con el líder del grupo 440.
Méritos de sobra tiene el creador de discos como Ojalá que llueva café y Bachata rosa, quien ha ido consolidando a través de sus 34 años de trayectoria un sello de poder en Latinoamérica.
La bachata y el merengue del cantautor y productor musical, de 60 años, ha llegado hasta Fukuoka, Japón, con discos que han recorrido el mundo y conquistado generaciones. En su carrera ha ganado 18 Latin Grammy, dos Grammy norteamericanos y numerosos Premios Soberano, en el cual, ha sido el único en recibir el máximo galardón, el Gran Soberano, en tres ocasiones.
Además, suma a su lista de galardones y reconocimientos, premiaciones como Billboards Latinos, Lo Nuestro, colaboraciones con artistas como Tony Bennet y sencillos en otros idiomas como portugués e inglés. Su música ha tenido tanto impacto y trascendencia que una de las becas de la Fundación Cultural Latin Grammy y Berklee College of Music en Boston lleva el nombre del laureado artista, con las que buscan promover la educación musical dentro de las comunidades latinas.
Otra figura de primer orden es el cantante y compositor Romeo Santos, quien impregnó nuevos colores y toques al ritmo dominicano desde que, con Aventura, presentó una bachata más urbana y jovial; al punto que se autodenominó como “El rey”, y así ha sido aplaudido donde quiera que llega.
Con la gira más lucrativa en lo que va de año, Golden, según Billboard, el intérprete de “Propuesta indecente” continúa poniendo la bandera dominicana muy en alto con su versión sensual de la bachata y su carisma, convirtiéndose en una de las figuras claves en la internacionalización del género.
A escala internacional, es el artista dominicano de mayor convocatoria en los escenarios y de mayor trascendencia discográfica en los últimos años, no solo en Latinoamérica, sino en cualquier parte del mundo. Ha colaborado con artistas de diferentes países, ha compuesto para muchos otros colegas, y arrasado en cuanta premiación es nominado, a excepción de los Latin Grammy, un raro caso de la academia que lo nomina. Su misma popularidad y reconocimiento lo ha llevado ante la dirección ejecutiva de Roc Nation Latin, propiedad de Jay-Z.
Una columna vertebral del universo sonoro de lujo, dentro y fuera de la frontera nacional, lo es el maestro Michel Camilo. El virtuoso del piano es una de las máximas referencias a escala mundial en la reconocida “música de los músicos”.
El también compositor ha sido ganador de Grammy, Emmy, Latin Grammy y premios Soberano (incluido el Gran Soberano). Ha grabado 24 álbumes y recibido por parte de varias universidades de la República Dominicana el título Honoris Causa, por sus logros musicales. Además, ha sido invitado a impartir conferencias en diferentes partes del mundo y, al igual que Juan Luis Guerra, una de las becas que otorga Berklee College of Music en Boston lleva estampado su nombre.
Cuna de artistas tropicales
Si de músicos dominicanos que han sido motivo de orgullo durante mucho tiempo en la industria latinoamericana se trata, el maestro Johnny Pacheco no puede faltar. Es considerado como una de las figuras más influyentes en la música, por ser de los grandes cofundadores del sello disquero Fania. A este sobresaliente músico, arreglista y director, nacido en Santiago de los Caballeros, se le considera ser el creador del concepto musical “salsa”, ritmo que le dio prestigio a otro intérprete criollo de fama internacional, como lo es José Alberto “El Canario”.
“La reina del merengue”, Milly Quezada, también es una figura de nivel que ha puesto en el mapa mundial el ritmo de la güira y la tambora, desde que se lanzara con su orquesta a mediados de la década del 70. En este género, además, se inscriben otros artistas de impacto internacional como Johnny Ventura, Sergio Vargas y Wilfrido Vargas; y apostando a sonidos más modernos Vladimir Dotel, líder del grupo Ilegales.
Bien posicionado también está Héctor Acosta “El Torito”. El hijo de Bonao, también conocido como “El Torito”, es de los artistas cuyo nombre no falta en las listas de premios nacionales e internacionales. El cantante se ha destacado en escenarios dominicanos con presentaciones a casa llena y en el extranjero en emblemáticos lugares como el Carniege Hall y el Unite Palace de Nueva York.
Su trascendencia lo ha llevado ante los Latin AMA’s, Lo nuestro, Billboard y otros, además del Gran Soberano (2013).
En la figura de Prince Royce también se sustenta lo mejor de la bachata internacional. Cuando llegó a la industria musical con su “Stand by me”, mezclando la bachata con R &B en un clásico de 1961, con combinaciones en “spanglish”, se colocó de inmediato en las listas de popularidad de Billboard, como un presagio de la popularidad que envolvería su carrera hasta la actualidad.
Nuevos con pasos seguros
Sin duda, Cardi B es la artista del momento. En poco menos de un año llegó a la industria con su “Bodak Yellow” y se convirtió en la segunda rapera en toda la historia en conseguir el número 1 como solista en la lista de Billboard.
La cantante de 25 años, de padre dominicano, se ha encumbrado en el centro de atención, no solo del público, sino también entre sus colegas, y ha logrado grabar con algunos como Bruno Mars, entre otros. Cardi ha recorrido casi todas las premiaciones, incuyendo una nominación al Grammy.
Además, de lanzar su primera producción, Invasion of privacy, ganar certificaciones en platino por varios números, uno en las listas de popularidad, la artista actuó en la pasada edición de Coachella, uno de los festivales más importantes del mundo.
Jóvenes voces de prestigio como Vicente García, se inscriben entre los artistas dominicanos que han logrado el renombre internacional en los últimos tiempos. Luego de navegar en los mares de diferentes ritmos y fusiones, Vicente grabó su último disco A la mar, que fue a parar al Latin Grammy con tres estatuillas, siendo uno de los más galardonados de la edición de 2017. En la música clásica, Natalie Peña Comas es una de las grandes embajadoras del talento dominicano, llevando su voz a múltiples escenarios extranjeros y representando la calidad de su música y su arte en premiaciones como el Latin Grammy, donde recibió dos nominaciones en la pasada gala.
El nombre de la soprano es, además, recurrente en las listas de nominados y ganadores de la premiación más importante de su país natal. Pertenece a la ópera estatal de Viena y, además, integra el sexteto clásico ‘Ensamble Spirituosi’, con el que ha visitado numerosos países.
Otra artista que ha traspasado las fronteras de la isla es la violinista Aisha Syed, quien no solo ha logrado llevar su arte a países como Israel, La India y Pakistán, entre muchos otros, sino que ha sido invitada por numerosas orquestas reconocidas a nivel mundial a sumar el virtuosismo de su violín en diversas ocasiones.
En el apartado de la música clásica, ha sido el sexo femenino el que ha ganado crédito como “los más internacionales de la República Dominicana” en los últimos años, pero no se pueden olvidar otros prestigios músicos como le maestro José Antonio Molina, entre otros.