#navbar-iframe { height:0px; display:none; visibility:hidden; }

Kiko el presidente lloraba en casa y reía en la calle

Hace nueve años, justamente cuando comenzaba a saborear las mieles del éxito y su hit “Vamos pa¥ la playa” era todo un himno, Kiko el Presidente tuvo que enfrentar la terrible enfermedad de su esposa Eunice Isabel Rosario, quien había sido diagnosticada con un cáncer en la cara, específicamente en el área de la nariz.

En ese momento su vida daba vuelcos, sentimientos encontrados y una decisión que debía tomar rápidamente por la gravedad del caso.
Su primera palabra fue “chocante” cuando recuerda el momento al conocer la noticia. No sabía cómo reaccionar. Apenas empezaba a acariciar su sueño como merenguero y ya tenía que enfrentar una difícil adversidad familiar.
Sin embargo, estaba consciente de su deber con su esposa, con quien había procreado dos hijos, y decidió enfrentar la enfermedad con la valentía que se requiere para que ahora, nueve años después, grite “a todo pulmón” que su esposa está libre de cáncer y aseguren ser una pareja feliz, con 24 años de matrimonio.
“Fue terrible la noticia. Fue chocante porque precisamente mi carrera comenzaba a despegar y no sabía qué hacer. Mientras en la casa lloraba, en la calle y en el escenario reía; pero nunca pensé en retirarme, pude continuar con mi carrera, no con el mismo éxito, pero mi mayor éxito fue lograr que mi esposa se curara”, confesó al conversar con LISTÍN DIARIO.
Kiko, oriundo de Bonao (allí tenía su residencia) tuvo que mudarse a la ciudad de Santiago de los Caballeros, en donde su esposa comenzó a ser tratada.
Durante ese tiempo la carrera del merenguero típico se fue apagando y el despegue con el que inició fue difícil mantenerlo. “Me tocó apartarme de la música y dedicarme a cuidarla. Estuvimos juntos y luchamos juntos contra la enfermedad”, dice ahora con satisfacción.
El viernes pasado durante la presentación del “Megamerengue World Tour” Kiko subía al escenario del anfiteatro de Puerto Plata, junto a Kinito Méndez, Fefita la Grande, Johnny Ventura y Wilfrido Vargas. Durante su actuación Kiko llamó al escenario a su esposa Eunice y allí, delante del gran público, dio las gracias a Dios porque ella estaba curada y porque habían librado juntos esa gran batalla. “Ahora solo queda la reconstrucción facial y ya mi esposa se va a someter a ese proceso”.
Recientemente él hizo un relanzamiento de su carrera y ha realizado giras por Europa y Estados Unidos. Además, lanzó los temas “Mi secreto” y “Fiesta”.