#navbar-iframe { height:0px; display:none; visibility:hidden; }

Fernando Villalona: 45 años en el escenario

Para Fernando Villalona la noche del martes fue de  agradecimiento y nostalgia. Con “45 años Fernando Villalona, de vuelta a Bellas Artes”, el cantante regresó al escenario que lo vio nacer como artista, con una audiencia integrada, entre otros, por   un grupo de gente que ha sido importante en este andar de casi medio siglo.
Uno de esos, el maestro Rafael Solano, fue quien lo presentó. “Démosle,  pues una gran bienvenida, a un hijo de Loma de Cabrera”, dijo Solano y apareció Fernandito vestido de negro y con un sombrero.
Agradecido, El Mayimbe quiso dar las gracias a todos los amigos que se habían reunido para verlo esa noche. En especial, a Viterbo de la Rosa, quien en 1971 era el síndico de su pueblo, y quien gestionó la petición del maestro Solano para que Fernandito los representara en el Festival de la Voz, que él organizaba. “A usted lo mandó Dios a que estuviera ahí”, le dijo Villalona a De la Rosa.
Más de cuatro décadas de cariño
El espectáculo que produjo René Brea para Fernando Villalona llevó a la audiencia de paseo por su trayectoria musical.

De esta manera, el artista inició un repertorio con el que repasó muchas de las canciones que han dado forma a su carrera de éxitos, empezando desde los primeros temas, cuando su voz de niño conquistó los corazones del pueblo.
“Para olvidarme de ti”, “Mayra”, y por supuesto, “Lágrimas para un recuerdo”, con el que obtuvo el quinto lugar del Festival de la Voz, y que fue la chispa que inició todo.
Si en esta primera parte se dedicó a los primeros temas, en la segunda las canciones del repertorio fueron algunas de las que hizo con la orquesta Los Hijos del Rey.
Ayudado por fotos de esos años, finales de los 70, en las pantallas, la banda entonó merengues como “Una sevillana me dio su querer”, “Copacabana”, “Jardinera”, “El accidente”, “La tuerca” y “Así es la vida”.
En esta sección habló de su adicción a las drogas, mientras que imágenes de periódicos de la época informaban la noticia de cuando fue encarcelado por esto. Ahí se dirigió a la audiencia diciendo que si tuvo que pasar por eso fue para ahora ser ejemplo de lo que está mal hecho.
La noche continuó volviendo a la calma para cantar unos cuantos boleros. “Nuestro encuentro”, “Háblame”, “Respeta mi dolor” y “Te vas a casar”, pusieron el tono romántico a una velada en la que El Mayimbe aprovechaba cada brecha para saludar a los conocidos en la sala por sus nombres.
Luego de interpretar “¿En dónde estás corazón?”, “Se que te perdí” y “Tengo un amor”, llegó el momento de saludar al productor de televisión Augusto Guerrero, y agradeció al Show del Mediodía, con sus diferentes presentadores, pero en especial a Yaqui Núñez del Risco. “Sabía mezclar muy bien la cultura y la sabrosura, el cariño y el amor”, fue colocada en pantalla una de las tantas presentaciones que le hizo el comunicador en el espacio meridiano.
 Ahí sonaron las canciones que Núñez del Risco le escribió al “Niño mimado”, “Si tú supieras”, “Como ella”  y “Compañera”, acompañada de videos en los que se apreciaba a Yuli Carlo, musa inspiradora de este último tema.
Ya en la parte final, hizo tres de las canciones que, al igual que otros que las han cantado, de alguna manera definen la carrera que ha llevado Villalona, “A mi manera”, “Quijote” y “Seré”, con las que se despidió de la audiencia.
Regresó para el verdadero final, con “Dominicano soy” “Cuando pise tierra dominicana”, “Baila en la calle” y “Música latina”. En esta última parte, que cerró con “Homenaje a Tatico Henríquez”.
Terminaba así un emotivo concierto en el que faltaron temas emblemáticos de Fernandito como “La hamaquita”, “Tabaco y ron”, “El gusto” y “Félix Cumbé”.