#navbar-iframe { height:0px; display:none; visibility:hidden; }

Velarán a Benny Sadel en la Funeraria Blandino de Sabana Larga

NUEVA YORK. El cuerpo del merenguero Benny Sadel, quien murió el jueves de la semana de leucemia en un hospital de El Bronx, será velado en la funeraria Blandino de la avenida Sabana Larga del ensanche Ozama de Santo Domingo Este (Zona Oriental), este miércoles inmediatamente el cadáver arribe al aeropuerto internacional Las Américas / José Francisco Peña Gómez. Familiares de Sadel informaron que con la ayuda del consulado dominicano en Nueva York y el Ministerio de Cultura en la República Dominicana, se cubrirán los gastos de la repatriación del cadáver y los funerales que se realizaron en la funeraria Ortiz del Alto Manhattan, el sábado y domingo, además del velatorio en la República Dominicana. Sadel, será enterrado en el cementerio municipal de Tamayo en la sureña provincia de Vicente Noble, el jueves posiblemente en la tarde. La situación económica de Sadel no era halagüeña, y se vio en la necesidad de aceptar contrataciones muy por debajo de la tarifa que estaba a la altura de su calidad y trayectoria.

Un pariente dijo que había conseguido un contrato con la firma Brugal y Compañía, para amenizar fiestas y presentarse en espectáculos, especialmente en los festivales organizados por esa empresa y ayudado por el empresario Amable Valenzuela. En medio de una amplia manifestación de duelo de cientos de comunitarios, merengueros, músicos, empresarios de espectáculos y comunicadores, fueron despedidos sus restos la noche de ayer domingo, mientras frente a la funeraria de Nueva York, algunos escuchaban sus merengues y lo recordaban como uno de los mejores intérpretes del género. Melanio Ferreiras, un nativo de Santiago que vende chicharrones de día y jengibre por las noches en las calles del Alto Manhattan y que mantenía sonando los merengues más populares de Sadel, mientras vendía el té a muchos de los asistentes al velatorio, dijo que desde que Sadel saltó a la palestra con su orquesta, es un admirador de sus merengues. Previo a la decisión de repatriar el cadáver, según se informó, se realizó una tensa reunión entre la viuda y otros familiares del merenguero, que se reunieron en un área de la funeraria para ponerse de acuerdo. Una misa de cuerpo presente se le hará al artista en una iglesia del Alto Manhattan, antes de enviar el cadáver a la República Dominicana. Entre las figuras que se destacaron en el despido de los restos, estaba el también popular merenguero Ravel, quien estuvo los últimos días en el hospital, al lado de su amigo, el guirero de la orquesta de “Majao Majao”, César Perdomo y uno de sus bailarines del frente, Ramfiel Adames conocido como “Travolta”. Ravel explicó que sigue devastado por la muerte de su amigo, pero aclaró que no estaba de acuerdo con la repatriación de los restos. 

“La viuda decidió para que el pueblo esté alegre y para que el cuerpo no esté brincando para arriba y para bajo, y porque Benny se merece una gran sepultura, que los respetemos, porque estamos muy orgullosos de él”, añadió Ravel. “Era un gran maestro, un gran ser humano y le pido a la gente que no hagan homenajes a última hora, porque duele mucho que nos excluyan a todos, aunque yo canto de todo”, expresó el merenguero. Dijo que se prepara para tratar de estar en el funeral y la sepultura en Tamayo. Ravel, sufrió un derrame cerebral que lo mantuvo postrado por semanas, pero logró superar la crisis y luce muy recuperado y con una imagen renovada. “Estamos aquí todos juntos, despidiendo a Benny Sadel, que hizo muchos éxitos, la última vez que nos vimos fue en una barbacoa en el parque Riverside, donde compartimos” dijo Ravel quien agradeció a los que lo apoyaron en su convalecencia. Mediación En la solución del desacuerdo entre algunos de los hijos y la viuda de Sadel, señora Ana Rosa Jiminián (Ana), para decidir dónde sería sepultado Sadel, intervino como mediador el reconocido comunicador y relacionista público Elías Barreras Corporán, a quien tanto la viuda como los hijos, agradecieron la mediación. Barreras Corporán dijo que asumió el rol, especialmente por las distorsiones en informaciones filtradas en redes sociales y blogs de que había un “pleito” entre dos familias por el cadáver del merenguero. 

“Esas informaciones son totalmente incorrectas y distorsionadas. Es natural que cuando se produce esa situación y un fallecido tiene familiares en ambos países, unos quieren que se sepulte aquí y otros allá, todo lo otro es invención”, agregó Barreras Corporán. La reunión se llevó a cabo ayer domingo en la noche en un área de la funeraria Ortiz, y el mediador dijo que la viuda, se mostró muy flexible, y cedió para que el cuerpo fuera sepultado en la República Dominicana. La señora Jiminián, reside en una ciudad de Massachusetts junto a un hijo de ella y Sadel que tiene 16 años de edad. Abraham, uno de los otros hijos del merenguero, mantuvo la posición de que el entierro debía hacerse en Tamayo, alegando que esa fue la voluntad de su padre antes de morir y que se lo comunicó varias veces a él. El tema sobre las diferencias entre la viuda y los hijos del merenguero, se convirtió rápidamente en comidilla del día en esquinas y centros de trabajos de la comunidad dominicana.