#navbar-iframe { height:0px; display:none; visibility:hidden; }

Panamá tuvo su noche de merengue

Panamá city. Panamá. Miles de seguidores del merengue se encargaron de desmentir las voces agoreras que hablan de una supuesta crisis del género musical dominicano, la noche del pasado viernes. El centro de convenciones Vasco Núñez de Balboa, de esta ciudad, recibió una descarga de merengue bailable en las voces de Miriam Cruz, Bonny Cepeda, Aramis Camilo, y el reencuentro de Josie Esteban con los escenarios seculares, luego de retirarse de los mismos por su conversión al evangelio.

Luego de la apertura, a cargo del grupo local salsero La Kshamba y del Salsero de Ahora, Alex Matos, invitado especial, el merengue llegó de la mano de Aramis Camilo, quien desde el primer tema recibió respuestas del público que de inmediato se acercó al escenario para bailar e interpretar cada una de sus canciones. “El alicate” encendió los motores, y desde entonces todo fue bailadera con la interpretación de éxitos como “Joselín”, “Hello”, “Susana” y “El motor”, los cuales fueron adobados por una llamativa actuación que dejó al artista, que había llegado con su característiva vestimenta de La Organización Secreta, en franela y pantalones cortos. 

 La pista encendida fue lo que encontró Bonny Cepeda y de inmediato se convirtió en El mandamás de aquel concierto producido por el empresario Jimmy Dawson, con “Una fotografía”, “Me tiene chivo”, “Que caliente estoy” y “Ay doctor”, merengue en el que tanto Bonny, como su hermano Richie, demostraron que siguen “como el primer guandul”. Todo se estructuró para que no bajara la adrenalina, la espera entre artistas fue mínima, solo hubo tiempo para que la orquesta dirigida por el maestro Ysrael Casado cambiara las partituras de cada intérprete. Cuando se escuchó “con fuerza”, el famoso estribillo de Josie Esteban, la pista y los espacios entre las mesas distribuidas en la sala de espectáculos del centro de convenciones se abarrotaron. “Hace mucho tiempo ya”, “Pirulo”, “El dolor” y “Una noche de copa”, tema que, explicó Josie Esteban, fue interpretado a petición de Engel Landolfi, manager de Miriam Cruz. Al terminar la actuación de Josie, el público pedía otra, pero el artista se había retirado.

 Su mejor momento Sin duda, Miriam Cruz está en su mejor momento, también en esta nación que difunde el merengue como si de su música se tratara. La Diva del Merengue paró al púbico de sus asientos, y así se mantuvo, bailando e interpretando “Ta’pillao”, “Sukaina”, “La africana”, “Y qué me importa”, y su nuevo éxito “Me sacudí”. Los fanáticos, aglomerados frente al escenario se hacían selfis con la artista que agradeció a Panamá el apoyo que ha dado a su carrera desde sus inicios en la agrupación Las Chicas del Can y ahora como solista. Una noche para el merengue que definitivamente calla las pocas voces agoreras que hablan de una falsa crisis. Un apunte Invitado La salsa dominicana fue representada, con gran aceptación, por la voz de Alex Matos, “El salsero de ahora, único exponente de la salsa hecha en RD con notable presencia en la radio panameña. Alex interpretó “Si entendieras”, “Amor perfecto” y “Lo malo se va bailando”. La apertura del concierto estuvo a cargo del grupo local salsero La KShamba.