#navbar-iframe { height:0px; display:none; visibility:hidden; }

Adiós a Benny Sadel

Muchos planes quedaron inconclusos en la vida del merenguero Benny Sadel, incluyendo la creación de un merengue para la campaña reeleccionista del presidente de Ecuador, Rafael Correa, y la grabación de un tema musical con los arreglos de Ramón Orlando. Según su mánager, Eddín Velázquez, el presidente Correa gustaba de los merengues de Benny Sadel y hasta llegaron a conocerse. Durante los días de internamiento en el Centro Médico Jacobi, de El Bronx, en Nueva York, el presidente ecuatoriano lo llamó para interesarse por su salud. Otro de los planes pendientes fue la grabación de una producción discográfica, de la que grabó un tema con arreglos musicales de Orlando. Su primo, Rubby Pérez, también había conversado con Benny a mediado de año. “Nos vimos por última vez en el país en el lanzamiento del libro de Fausto Polanco. 

Siempre teníamos en planes grabar un tema, esa noche volvimos a retomar la idea y quedamos de que ya lo grabaríamos”, reveló Rubby para el LISTÍN DIARIO hace unos días. A Benjamín González, como era su nombre de pila, le harán las honras fúnebres en Nueva York. Sus restos también serán enterrados en esa ciudad, debido a que solo le sobrevive, en el país, un hermano que reside en Tamayo y su medio hermano, el salsero Michel (El Buenón). En Nueva York residen su esposa, Ana Rosa Jiminián, y sus siete hijos. “Desde que enfermó su esposa siempre estuvo a su lado”, dijo Velázquez. (+) UN DETERIORO RÁPIDO DE SALUD Desde que se le detectó la leucemia (cáncer en la sangre) Benny Sadel no volvió a pararse de la cama del hospital, donde murió ayer, a los 55 años de edad. 

A final del mes de septiembre el cantante comenzó a sentir dolores en una pierna y esperó un fin de semana para decidir ir al hospital. Eddín Velázquez explicó que el cantante estuvo recluido en su casa con el dolor desde el viernes y cuando fue el siguiente lunes al hospital allá se desmayó. Entonces los médicos descubrieron la falta enfermedad: leucemia. “Fue un momento muy duro cuando el doctor nos informó que Benny tenía cáncer y que no había muchas esperanzas de vida”, recordó su manager. Relató que Benny asumió la noticia con mucha valentía, “aunque todos lloramos, él se mostró con mucha fortaleza y me dijo: - yo soy un guerrero, voy a salir de esta”. Según relató, Benny se recuperó, pero luego de las quimioterapias se le afectaron algunos orgános y se deterioró.