#navbar-iframe { height:0px; display:none; visibility:hidden; }

“Estamos huérfanos de buenos productores”

Unidad de los merengueros, inversión de empresarios y producción renovada son los elementos claves para lograr el reimpulso que amerita el merengue en la actualidad, sostuvo el veterano productor Gerardo Díaz (El Toro). El promotor de Los Toros Band advirtió que el merengue necesita de productores y criticó que sean los propios artistas que quieran ahora asumir ese rol. “Estamos huérfanos de productores porque los mismos artistas son los productores”, comentó en el programa radial “Las más pegadas de ayer”, que se transmite por Neón 89.3. “Cuando aquí la industria del merengue tenía a un Bienvenido Rodríguez, o un Rafael Cholo Brenes invirtiendo y produciendo y luego en la época de los 90 que llegamos nosotros, RaphyD¥Oleo, Johnny Montaño y compañía, surgieron nuevos talentos como productores, pero lamentablemente ahora los dueños de grupos son los que están produciendo”, agregó. Adelantó que en las próximas semanas “verán una diferencia; a Rubby Pérez le estoy produciendo, se lanzará un tema y verán la diferencia cuando un productor que sabe de merengue le produce a un artista”. Según sus explicaciones, en el merengue se presentó una crisis que antes no existía: “La industria del disco se cayó; antes, yo producía a un artista, cogía ese dinero prestado para la grabación y promoción, pero la industria del disco me devolvía ese dinero y podía seguir reinvirtiendo, pero eso ya no existe”. En ese sentido resaltó: “Ahora mismo para yo invertir, en mi situación, no podría, se necesita obligatoriamente un inversionista que casi no los hay”. Otra necesidad es la enseñanza de música. “Los nuevos talentos que han surgido en el merengue son un desastre, no tienen ningún tipo de preparación. Antes habían muchos maestros en los diferentes pueblos, que te enseñaban música, ahora no”. No obstante, hay gente que sigue apostando al merengue, resaltó. “Si hay buen merengue los programadores te lo ponen. Roberto Rodríguez, Gabriel Grullón, Ramón Lluberes que siguen apostando al merengue. Ahora, si el merengue se ha dejado morir, entonces ¿para dónde van a coger los programadores?, para los otros ritmos”. Unidad Díaz criticó que los merengueros no son capaces de grabar un tema juntos como lo hacen los urbanos. “Es difícil hacer un featuring entre ellos y decir: vamos a levantar el merengue, vamos a unirnos”. Se quejó de la falta de unidad. “El ego de los merengueros está por encima de eso, su dinero está por encima de eso, no hay hambre, ya están cómodos, tienen sus vidas realizadas económicamente”. Además de la incidencia que tuvo la payola en la difusión del merengue, también criticó las altas tarifas de los merengueros para un mercado deprimido como el actual.