#navbar-iframe { height:0px; display:none; visibility:hidden; }

La gente no cree en los retiros de artistas

Mientras que para muchos artistas el sueño de su vida sería morir en el escenario, unos pocos deciden el retiro, ya sea por razones personales o enfermedad. Otros son obligados a apartarse de la carrera por motivos de cambio generacional y llegada de unas nuevas propuestas musicales. Ya los dominicanos habían vivido la experiencia con Johnny Ventura. En 2005 se recibió con sorpresa y desaprobación colectiva el anuncio de su retirada de la música. La noticia cayó como un balde de agua fría, sobre todo para sus seguidores que no aceptaban que el veterano merenguero decidiera ponerle punto final a su carrera. En esa ocasión, El Caballo Mayor dijo que en el 2006 haría su última gira de despedida y que se apartaba de manera definitiva de la música y la política para dedicarse a su familia, a los negocios y a escribir dos libros. “A cada quien le toca correr un tramo, el mío ha sido bastante largo y ya está recorrido”, dijo Ventura en esa oportunidad. Confesó que se había preparado psicológicamente para su despedida y que una de las razones por las que ya no estaría en los escenarios es que no permitirá que sus seguidores vieran a su artista en decadencia. Sin embargo, la gira del 2006 concluyó y los amigos, el público y su familia no permitieron que dejara de cantar. En diciembre pasado Johnny recordaba que luego del retiro siguió haciendo fiestas para las actividades de amigos que le pedían su música y que a ellos no podía negarles el favor. De la misma manera lo hacía el público y hasta su esposa, Josefina, quien siempre administró sus negocios. A Ventura no le quedó otro camino que seguir en el merengue y el año pasado se lanzó a promocionar su nuevo disco “El viejo está en la calle”, en un rescate por el merengue. Al día de hoy Johnny es uno de los merengueros más activos y cotizados del mercado. Pero los hay también quienes el mercado los han retirado, ya sea por desfase o porque el público ya no consume su arte. Y los ejemplos sobran. Ahí están muchos exponentes de merengue que fueron estrellas en la década de los 80. ¿Y qué decir de la generación de baladistas que ha tenido un retiro involuntario? Caso Torito La palabra “retiro” en un artista dominicano se escucha de nuevo desde el domingo cuando el merenguero Héctor Acosta hizo el inesperado anuncio, alegando que había sufrido una decepción. El comentario en Twitter generó todo tipo de opiniones: Muchos no creyeron lo del supuesto retiro. Inmediatamente mucha gente concluyó que se dedicaría a la política, otros aseguraron que se trataba de una farsa o estrategia para tener vigencia en los medios. Hoy, El Torito dice que lo lamenta y que no se retira. Por el caso hasta cambió su número de teléfono y suspendió por el momento su cuenta de Twitter. Lo sucedido servirá para que El Torito cuide mejor sus acciones públicas. Primero porque si se va a dedicar a la política, con lo publicado el domingo solo demuestra una gran debilidad y eso es mortal en ese tipo de actividad. Y si va a continuar con su carrera artística no debe permitirse que por ese tipo de actitudes la gente que lo quiere, lo valora como persona y lo sigue como artista le pierda el respeto. LOS CONSEJOS DE BUENOS AMIGOS “Héctor Acosta está bastante joven y en el discurrir de los días que le quedan por vivir, sin importar a lo que se dedique hacer fuera del arte, siempre se va a encontrar con gente que lo decepcione. Es decir que no hace nada con salir huyendo por esa razón, porque siempre se encontrará con esa misma situación”, le aconsejó Johnny Ventura. “Hay momentos en la vida que los seres humanos sufrimos decepciones, que realmente sabemos que no podemos cumplir la palabra que emitimos en el momento. A El Torito le ha sucedido justamente eso, alguien muy cercano en quien habrá confiado ciegamente le habría fallado y tuvo una reacción de esa misma magnitud, por lo cual pensó en dejarlo todo. Pero sabe que no puede hacerlo, primero porque es padre responsable, segundo porque su vida es el escenario y tercero porque es un artista muy importante para el país”, expresó Luis Medrano. “Sería muy lamentable que un artista del calibre y talla de Héctor Acosta, en el momento cumbre de su carrera, opte por el retiro siendo tan joven y teniendo tanto que dar en la música. Las decepciones y desengaños son parte del negocio y de la vida misma. Que busque refugio en Dios y hermanos cercanos. Creo que la música dominicana perdería mucho”, opinó René Solís. Fuente:Listin Diario