#navbar-iframe { height:0px; display:none; visibility:hidden; }

Merengueros analizan ese ritmo en su día

Santo Domingo.-En el día de ayer se escuchó merengue de principio a fin gracias a la campaña “Un día para el merengue”. Más de 60 merengueros se unieron -por primera vez- para ejecutar acciones en este día especial. Ya a las 10:00 de la mañana Rafa Rosario, Eddy Herrera, Miriam Cruz, Tueska, Sergio Vargas, Peña Suazo, Kinito Méndez, Wilfrido Vargas, Raffy Matías, Pochy Familia, Dioni Fernández, Ramón Orlando, Fernando Villalona y muchos otros, incluyendo a El Rey, Joseíto Mateo, se congregaron en el Altar de la Patria donde depositaron una ofrenda floral. Este 26 de noviembre, Día Nacional del Merengue, se pudo celebrar diferente gracias a la motorización de la campaña que coordinó el periodista Fausto Polanco y que logró conquistar a los hacedores del ritmo para que su día no pasara desapercibido como hace años sucedía. Y, aunque no fue la primera vez que se toma una iniciativa de esta naturaleza, -se había realizado en la gestión de Rafael Lantigua como iniciativa de la periodista Marivell Contreras- esta vez sirvió para motorizar la radio, televisión y hasta algunos centros comerciales -como el súpermercado Bravo- que apoyaron Un Día Para el Merengue, ya que el sector oficial no se entusiasmó por hacer una agenda especial para este día. Wilfrido Vargas, quien habló en nombre de todos los merengueros, aseguró que “un grupo de artistas que cultivamos el merengue como parte de nuestras vidas y de nuestras profesiones, venimos al Altar de la Patria en este día (ayer) en que se celebra el Día Nacional del Merengue para rendir homenaje a los padres fundadores de la nacionalidad dominicana”, proclamó. Vargas aclaró que “el merengue es la patria dominicana convertida en ritmo. En las luchas por la consolidación de la patria durante los primeros años de independencia, ahí estaba el merengue”, sostuvo el veterano músico. Los merengueros dominicanos exigen mayor apoyo estatal, mejor trato en las estaciones de radio dominicanas, donde aseguran no se les coloca su música pese al pago de la tarifa de promoción. De alguna manera llamó la atención el que esta iniciativa surgiera de un periodista y no de uno de los propios merengueros. Sergio Vargas siempre ha hablado de la falta de unidad que existe en su clase, lo que a su entender les ha afectado por muchos años. El Día del Merengue proyectó a varias de las voces criollas que han alimentado este ritmo por muchos años que estaban incluso apagadas y fuera de escena. La misión se cumplió y las estaciones sonaron merengue de principio a fin. Los merengueros culminaron su día unidos. El merengue sonó en su día, como debe sonar todo el año.